Anticipación en niños/as con trastornos del espectro autista

Noelia-Blog

La presencia de un niño o niña con autismo (trastorno del espectro autista) en casa hace que nuestra vida cambie por completo. Cuando hablamos de autismo, debemos tener en cuenta que vamos a afrontar nuevos retos, abordar situaciones con otro punto de visión y que debemos ayudar y facilitar el proceso de enseñanza y de vida.

Una parte muy importante y fundamental para aquellas personas con autismo es la ANTICIPACIÓN. Pero, ¿Qué entendemos por anticipar? Pues bien, cualquiera de nosotros en nuestra vida diaria hacemos e improvisamos de forma constante porque nuestro cerebro es capaz de ser flexible y no saturarse ante situaciones que no esperamos. Todos tenemos rutinas, pero si una tarde surge ir a tomar un café con amigos, es un día de fiesta y no vamos a trabajar o vamos de compras porque necesitamos reponer el frigorífico lo hacemos sin más.

¿Por qué no es capaz una persona con autismo de ir improvisando sin que le genere situaciones de estrés o nerviosismo? ¿Qué ocurriría si te levantaras todos los días sin saber qué va a ocurrir, qué vas a hacer, dónde vas a ir? Todos podríamos sentirnos perdidos, desubicados y con cierta ansiedad por no saber dominar nuestro día a día, ¿verdad? Pues esto es lo que ocurre a diario a las personas con TEA.

Necesitan al igual que nosotros/as cierto orden en sus vidas, lo que llamamos rutinas. Pero, es cierto, que hay días en los que surgen planes improvisados… ¿Cómo puedo hacer estos planes sin que mi hijo/a con autismo se ponga nervioso/a? A través de la anticipación.

La anticipación puede ser oral o escrita, es cierto que nos decantaremos por una u otra dependiendo del grado de autismo, aunque desde mi experiencia puedo decir que la comprensión es más favorable si se hace por escrito.

¿Cómo podemos realizar una buena anticipación? Podemos utilizar agendas de pictogramas, dibujos o fotografías. Aquí adjuntamos algunos ejemplos.

Esto es una agenda de anticipación que uso en mis sesiones. La hago a través de dibujos sencillos, tal y como voy dibujando voy verbalizando lo que vamos a hacer. Como podéis ver, le pongo número a las diferentes actividades y cuando las vamos realizando las empezamos a tachar. De esta forma, les organizo lo que van a trabajar y ellos/as tienen este esquema visual que hace que baje su nerviosismo. Normalmente, en el último recuadro doy a elegir algo que les guste mucho a ellos/as y les sirve cómo motivación.

En las sesiones no se trabaja siempre lo mismo, pero realizando esta agenda es suficiente para anticipar y poder trabajar de forma adecuada.

Este tipo de agendas se pueden hacer en diferentes situaciones. Por ejemplo, si voy al supermercado puedo hacer una secuencia antes de salir de casa donde le explique al niño/a donde vamos a ir y qué vamos a hacer. De este modo, evitamos situaciones incómodas. También podemos realizar anticipación ante una fiesta de cumpleaños o un evento puntual.

Os dejo por aquí otro ejemplo:

Para finalizar, simplemente hacer mención a una frase de Ellen Notbohm (2005):

“El autismo no es un problema que necesita ser solucionado, es una realidad que necesita ser aceptada y valorada”

 

Contáctanos y síguenos en Facebook e Instagram.

Noelia Jiménez. Pedagoga. Educadora Infantil y Experta en Trastornos del Espectro Autista.

Sentidos
Sentidos

Y tú, ¿qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Sigue leyendo!

Y tú, ¿qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos Posts