Autonomía, ¿Cómo fomentarla en nuestros hij@s?

Diseno-sin-titulo-8

La autonomía personal implica el hecho de poder decidir y hacer cosas por nosotros mismos. Cuando pensamos en niñ@s de 1 a 2 años tendemos a la creencia de que aún son bebés y demasiado pequeños para realizar actos por ell@s mism@s.

La conquista de la autonomía durante los primeros años de vida consiste en la liberación progresiva de la situación de dependencia hacia los padres. Este proceso de autonomía es lento y costoso, pero no por ello menos emocionante al ver que l@s peques van consiguiendo sus propios logros.

Debemos tener en cuenta que las fases en la adquisición de la autonomía son tres:

  1. Fase pasiva: La persona adulta realiza todas actividades al bebé que es totalmente dependiente.
  2. Fase de colaboración: El niñ@ comienza a participar en actividades como la higiene o la alimentación.
  3. Fase activa: El niñ@ es capaz de realizar con total independencia sus actividades.

¿Cuándo están preparados para realizar ciertas actuaciones?

  1. Hábitos relacionados con la alimentación.
  Comportamiento en la mesa Variedad y autonomía en la ingestión de alimentos Uso de los cubiertos Corrección con la bebida Preparación de alimentos Participación en la preparación del entorno
1 a 3 años – Come sentad@ en una mesa.
– Suele necesitar el babero.
– Puede derramar alimentos y bebidas.
– Tiene que disfrutar de la compañía.
– Al final de la etapa come solo, aunque puede necesitar ayuda.
– Se van introduciendo en su dieta todos los alimentos de manera sólida.
– Al final de la etapa usa la cuchara y el tenedor con cierta destreza, aunque aún mantiene algunas dificultades. – Pasa de beber todo el líquido e biberón a utilizar vasos. – Mejor mantenerl@fuera de la cocina en esta etapa, aunque al final de ella puede manipular o colaborar con pequeños actos. – Al final de este período puede poner objetos en la mesa y quitarlos una uno, siempre bajo supervisión del adulto.
3 a 6 años – En esta etapa puede permanecer sentad@ hasta que se termina de comer.
– Es capaz de mantener un comportamiento adecuado en la mesa, aunque puede tener algún accidente o derramar líquidos.
– Come solit@ y lleva una dieta en la que ya se han introducido todos lo alimentos y texturas – Tiene un control correcto de los cubiertos, a pesar de las dificultades de coordinación.
– Su dominio óculomanual no es óptimo aún pero al final de la etapa mejora considerablemente esta área.
– Aquí ya no usa el biberón para nada.
– Empieza a coger el vaso con una sola mano y a beber sin mojarse.
– Al finalizar la etapa puede servir agua de una botella sin derramar nada.
– Puede extender alimentos cremosos para la merienda o el desayuno. – Puede participar en la elaboración de alimentos sencillos.
– Además puede ocuparse de de poner y quitar la mesa, e incluso, de limpiar algunos utensilios sencillos.
+ 6 años – Los hábitos relacionados con esta área se asumen sobre los 10 a 12 años, cuando ya su comportamiento en la mesa no necesita control externo. – Sigue una dieta variada y equilibrada. – Esta área se asimila hacia los 13 años, cuando ya debe usar cualquier cubierto. – Sobre los 10 años debe ser capaz de beber correctamente de cualquier tipo de recipiente y cantidad. – Sobre los 16 años debe preparar correctamente alimentos para más de un día y debe dejarlo todo recogido y ordenado. – A partir de los 6 años puede ir asumiendo responsabilidades cada vez más importantes, como limpiar la mesa o el comedor.
  1. Hábitos relacionados con la higiene personal.
1 a 3 años 3 a 6 años  6 años
– Pasa de usar los pañales a no usarlos, aunque en algunos momentos se puedan producir algunos escapes. – Debe asumir de manera autónoma el control nocturno del pipí, aunque todavía pueda haber descuidos. – Sobre los 7 años debe conseguirse el control total del pipí tanto diurno como nocturno.
– Debe empezar a entender las necesidades de lavarse las manos o la carita. – Adquiere autonomía para ir al baño solit@. Así como avanzar en el control y manipulación de su ropa. También empieza a tirar de la cadena y a usar el papel higiénico. – A partir de los 12/14 años no necesita ayuda alguna para el control de su higiene corporal y cuidado su propia imagen.
Empieza a valorar el baño y a colaborar en su higiene. Al final de la etapa se inicia el aprendizaje de la higiene bucal. – Debe saber cómo y cuándo lavarse las manos, la cara y los dientes, o peinarse. – Sobre los 8 años no necesita ayuda para vestirse y desvestirse. Además debe ser capaz de ordenar cajones, recoger su habitación, o doblar su propia ropa.
– Debe mostrar interés por vestirse y desvestirse, ordenar la ropa y comenzar a participar en todo el proceso. Al final de la etapa es capaz de colgar algunas prendas, o darse cuenta si la que lleva está sucia. – Empiezan a querer bañarse sol@.  
  – Al finalizar la etapa debe conseguir con éxito vestirse y desvestirse solit@.  
  – Debe valorar su autoimagen y cuidar su vestimenta.  

El establecimiento de una rutina facilitará la adquisición del hábito, ya que este es la automatización de una habilidad que el niñ@ ejecuta automáticamente en el momento adecuado.

¡Tengamos en cuenta!

Un niñ@ con hábitos bien adquiridos en forma de rutinas y hábitos gozará de un alto nivel de autonomía personal y social, lo cual le ayuda a desarrollarse en su entorno de manera completa y adecuada. En la primera infancia, conseguir este máximo nivel de autonomía es uno de los principales objetivos.

logopedia los palacios, psicología los palacios, pedagogía los palacios, psicología positiva, disciplina positiva

 

About Me

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Recent Posts

Sign up for our Newsletter